2 de agosto de 2008

PUENTE Y FUEGOS ARTIFICIALES


La inoportuna mano de Manuel haciendo « conejitos » sobre mi cabeza parece sostener parte del puente Jacques Cartier, un ícono de la ciudad de Montreal que la une con Longueuil desde 1930 y que es increíblemente atravesado por cerca de 45 millones de vehículos cada año.



Pasarlo a píe para llegar a la isla de Santa Helena, era un deseo de hace rato. Esta vez el objeto era además, buscar un lugar estratégico, que permitiese de manera privilegiada y cómoda, observar el concurso Internacional de Fuegos Artificiales.



video

Encaramados sobre esta colosal estructura percibimos, como cincuenta metros más abajo el río Saint-Laurent corría a sus anchas, mostrando, cual camaleón, su color del día, siempre diferente e indescifrable. Caminamos a lo largo de un estrecho pasillo embarrotado para evitar a los decepcionados de este mundo, la tentación del último salto.





Favorecidos por la perspectiva, la limpieza del aire y la luminosidad de la tarde; el parque La Ronde, la interminable e importante red de vías férreas, la prisión de los patriotas y el río, me parecieron dignos de ser fotografiados.





¡Y a lo que vinimos! En palco de honor y con la noche ya instalada, el luminoso y retumbante espectáculo comenzó.



Anécdotas, fotos y comentarios de nuestra nueva vida en Canadá