28 de agosto de 2011

MANGA EN CARNE Y HUESO

En el metro ya había notado la presencia de un par de personajes de apariencia extraña. Ninguna trascendencia di al hecho, desensibilizado a fuerza de ver a diario  la diversidad étnica, el codigo vestimentario de los miembros de las subculturas, la moda estrafalaria y  el atuendo excéntrico de algunos jóvenes  y de otros que no lo son pero que igualmente gracias a su facha se salen de lo tradicional.  


Pero estos personajes descendieron en la misma estación a la que me dirigía (Place d’Armes) y se atravesaron en mi ruta hacia el viejo puerto.
En el trayecto se hizo evidente que no eran los únicos extravagantes y que yo, vestido como un vulgar mortal, era minoría en esa calle donde la densidad plus alta de personas era aquella de los disfrazados. Es así que arrastrado por la curiosidad y por la casualidad resulte en Otakuthon el más grande festival quebequense de los apasionados por los dibujos animados y las historietas japonesas.




El evento se desarrolló en Le Palais des congrès de Montréal a mediados de agosto. Voilà quelques spectaculaires photos!!

29 de agosto de 2010

¡SE CRECIÓ LA FAMILIA!


Siguiendo nuestras huellas, pero construyendo su propia historia mi hermano, su esposa (que es hermana de la mía) y su hija completan un año en Canada.

Gustosamente hemos devenido orientadores de las no pocas diligencias necesarias para su establecimiento y por supuesto guías turísticos, lo que es mucho mas interesante.

Revisitar ciudades como Ottawa, Quebec, Mont-Tremblant y la misma Montreal y sus alrededores, no dejará nunca de ser un plan atractivo. Siempre encontraremos un lugar que se ha escapado, una perspectiva differente, un plan palpitante, un paisaje a repetir y una sensibilidad cambiante que imprime visos de novedad al viaje.



22 de junio de 2010

SOLSTICIO DE VERANO

Los meses se convirtieron en años. El 25 de junio ya son cuatro. Ayer lunes 21 (solsticio) empezó nuestro quinto verano en Canadá. La vida es rápida.

La experiencia de las estaciones deja la falsa impresión de que todo recomienza (sobre todo después del invierno) y que se vuelve en el tiempo. Pero las cámaras no hacen milagros y las fotos no mienten (mucho menos a aquellos que no conocemos, ni estamos interesados en la ilusión del Photoshop). La cosa fantástica que si hacen las benditas fotos es recordarnos que hemos vivido.

3 de mayo de 2009

!COMO ES DE HERMOSO!


En el intento exitoso de desoxidar las neuronas, el blog fue damnificado. Negligencia de más de 4 meses. Jamás se me había visto en un nivel de estudio similar, (injusto pero necesario), lo que explica un poco el abandono de la página. Finalmente sobreviví a una sesión particularmente intensa y exigente, pero como dicen por ahí: ¡Cuando más bravo es el toro mejor es la corrida!

Ahora es extraño e increíble poder sentir, pensar, escribir y hacer cosas que no estén en relación con la universidad.

Hace ya algunos meses, inmediatamente se terminó la sesión de estudio de otoño, viajamos a Colombia. Esta vez la visita al país tuvo un obligado carácter turístico, pues fuimos acompañados por France nuestra amiga quebequense.

En cuanto a ella: inmersa en el paisaje jamás rutinario de nuestro país, con su muchas veces repetida expresión: «Que c'est beau!», nos ratificó esa realidad que sabemos existente y que generalmente, olvidamos o nos es indiferente a fuerza de tenerla al frente cotidianamente.

Su especial gusto por las montañas, entre otras cosas en perfecta concordancia con su apellido (Lamontagne), hizo dirigir nuestros pasos hacia los empinados caminos de algunos lugares fantásticos como: San Gabriel, la laguna de Guatavita, el Quininí y el páramo de Siecha.



19 de diciembre de 2008

DESOXIDANDO LAS NEURONAS

Dos semanas atrás, después de analizar sin sangre fría (debo confesarlo), el desmesurado tamaño de cada una de las materias a estudiar, decidí decir adiós a la mujer (indiferencia total que ilusamente, espero no me sea cobrada en estas largas noches frías). Adiós también debí decirle al correo, al blog, la televisión, el teléfono y… hasta al perro. ¡Pobre Conga!

La imposición forzada de días de claustro, la desconexión total del mundo y la revisión exhaustiva de los temas, fueron factores ineludibles para ponerse a tono con la exigencia implacable de los exámenes finales.



Difícil resistirse a la tentación de una foto clandestina minutos antes del comienzo del último round académico de este año: el examen final de Desarrollo Socio-Afectivo.
Elresultado de esta prueba tenía un peso definitivo sobre la nota final. En el caso de esta materia, el examen intermedio valía 45% y el final otro 45%. El 10% restante debes ganártelo con trabajo y ejercicios pertinentes en la página web de la universidad. Imposible otra metodología cuando la clase tiene en promedio cien estudiantes (95% mujeres).


Todo vale cuando de calmar los nervios se trata: comerse las uñas, pretender que se está conversando cuando en realidad la cabeza está en otro lado, la revisión tardía de apuntes en un infructuoso esfuerzo por retener algún dato irremediablemente olvidado, la tercera obligada visita al baño, el entre y salga por escaparse unos segundos del tenso ambiente, etc.
Pero como no hay plazo que no se cumpla, a la hora prevista escuchamos la clásica orden cada vez más familiar:

«Por favor: Puesto vacio entre estudiantes, abrigos, bolsos, maletines al frente. Sobre el escritorio únicamente el estilógrafo y su carnet universitario. Bonne Chance!»

29 de noviembre de 2008

VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA



Imposible conciliar este cuento loco de las temperaturas. Es una consecuencia lógica de que sean tantas y tan extremas. La de la casa, la del auto, las de afuera con viento o sin viento y … la infernal del metro de Montreal.
Para mi, descender a ese abismo cercano al incandescente centro de la tierra, sobre todo, cuando estoy aperado con la ropa de invierno, es el equivalente a cocinarme en le quinto pailón del infierno.
No tengo dudas. Algún mecanismo de mi termostato debió achicharrarse. La prueba : no percibo a nadie sintonizado con el grado de desesperación que me posée. Mientras la mayoría está a gusto en el horno con sus botas, su chaqueta de invierno, la bufanda y hasta el gorro, yo, en segundos ya me he desvestido hasta donde el pudor y la ley me lo permiten.
Eso si, una estación antes de llegar al destino, sin haberme nunca refrescasdo lo suficiente, debo recomenzar la operación pero a la inversa y en esos breves segundos que dura el ejercicio, vuelvo a hacer ebullición.



Como ninguno de los 60.000 pasajeros que toma el metro cada día siente cosas parecidas (me alegro por ellos) y desde el 14 de octubre de 1966 no ha habido mayores quejas en este sentido, este invierno seré otra vez paradoxálmente mortificado, por el calor insoportable.

2 de agosto de 2008

PUENTE Y FUEGOS ARTIFICIALES


La inoportuna mano de Manuel haciendo « conejitos » sobre mi cabeza parece sostener parte del puente Jacques Cartier, un ícono de la ciudad de Montreal que la une con Longueuil desde 1930 y que es increíblemente atravesado por cerca de 45 millones de vehículos cada año.



Pasarlo a píe para llegar a la isla de Santa Helena, era un deseo de hace rato. Esta vez el objeto era además, buscar un lugar estratégico, que permitiese de manera privilegiada y cómoda, observar el concurso Internacional de Fuegos Artificiales.



video

Encaramados sobre esta colosal estructura percibimos, como cincuenta metros más abajo el río Saint-Laurent corría a sus anchas, mostrando, cual camaleón, su color del día, siempre diferente e indescifrable. Caminamos a lo largo de un estrecho pasillo embarrotado para evitar a los decepcionados de este mundo, la tentación del último salto.





Favorecidos por la perspectiva, la limpieza del aire y la luminosidad de la tarde; el parque La Ronde, la interminable e importante red de vías férreas, la prisión de los patriotas y el río, me parecieron dignos de ser fotografiados.





¡Y a lo que vinimos! En palco de honor y con la noche ya instalada, el luminoso y retumbante espectáculo comenzó.



18 de julio de 2008

NEW YORK



Se volvió un pacto hacer algo espectacular cada vez que se cumplan años de estar por éstas tierras.

Nuestro segundo año se festejaba esta vez y de ninguna manera era conveniente dejarlo pasar como si nada.















Así las cosas, se ubicó un grueso punto en el mapa, a solo 7 horas de Montreal.
Rodamos dentro de un paisaje maravilloso, sobre una vía perfecta, al final de la cual, la palpitante e increíble ciudad de New York nos esperaba.



























El dilema:
escoger entre todo lo ofrecido por una ciudad de este calibre y tratar de disfrutar, en el fugaz tiempo de cuatro días, (que fueron tres, uno menos, descontado el tiempo de viaje y compras) de todo aquello que se pudiera, evidentemente sin dejar de lado lo obligatorio: Central Park, Times Square, Madame Tussauds, Statue of Liberty, Empire State Building, The Metropolitan Museum of Art, etc.



ROLOS AL CANADÁ

Anécdotas, fotos y comentarios de nuestra nueva vida en Canadá